Avenida Alonso de Córdova ¿y ahora qué?

El eventual cambio de trazado del túnel Américo Vespucio Oriente ha generado temor entre los vecinos. Y es natural; falta información. Por lo mismo, viagra order
ante estas situaciones, es clave mantener al día a los potenciales afectados.

acord.jpg

No se puede negar que la comuna de Vitacura es un buen ejemplo de lo dinámico que es el tema urbano. Recordemos el proyecto de cambio de normas de Escrivá de Balaguer y los edificios de altura, el tema de las entradas y salidas de la Costanera Norte, o el proyecto inicial de los dos túneles subterráneos de Américo Vespucio propuestos por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) (al cual el municipio presentó una contrapropuesta más amigable y más rentable), o también el discutido proyecto de un mall en Santa María, en terrenos del colegio Saint George, entre otros.

Hoy es el tema del cambio de trazado del túnel Américo Vespucio Oriente que propone el MOP, desviándolo a la altura de avenida Kennedy por calle Alonso de Córdova y de allí hacia Américo Vespucio al norte, con lo que se ahorrarían US$ 120 millones. Los vecinos residentes, usuarios y clientes se manifiestan sorprendidos y temerosos ante este anunciado proyecto. Tienen razón.

Y es que no hay información; por ejemplo, el presidente de la Junta de Vecinos A 1, manifestó no conocer el proyecto. Sabido es que este tipo de intervenciones urbanas generan externalidades en su entorno inmediato que se suelen traducir en cambios en el comportamiento inmobiliario y el valor del suelo.

Por lo mismo, se deberán evaluar los accesos y salidas, sus ubicaciones, extensiones y distancias, así como el efecto en aquellas propiedades que enfrentarán las ‘heridas’ del tramo de las rampas respectivas. Además, es importante evaluar los cruces actuales y futuros de peatones respecto del impacto en una zona comercial significativa a nivel comunal.

La imagen urbana

La imagen urbana también se verá alterada, dado que se podría cambiar la escala de peatonal a vehicular. ¿Los cambios? Pueden ser procesos de deterioro o cambios de uso de suelo, mayor densidad, alturas superiores, conos de sombra, pérdida de efecto y perspectivas, y dificultad de accesos, entre otros.

Recordemos que hoy en el urbanismo la distancia no se mide por kilómetros, sino por minutos. Es decir, uno está a 10 minutos de un lugar y no a 25 kilómetros. Ello hará más atractivo el llegar a la zona, pero para quienes estén a tres o cuatro cuadras más allá de la salida o ingreso a la carretera mencionada. Sabemos de casos que no han sido muy felices, basta con recordar (en la misma comuna) el tema de la rotonda Pérez Zujovic.

Dependiendo de las dimensiones de los predios que enfrenten a la avenida será el resultado de la eventual renovación urbana. Sabido es que para que exista una real renovación, es fundamental la dimensión predial. Si el suelo está muy subdividido —es decir, con terrenos más bien pequeños dado que el lugar era residencial unifamiliar—, no es muy atractivo el tener que fusionar o juntar varios de ellos. La idea es poder generar un sitio de tal dimensión que sea atractivo construir en él un edificio de mayor densidad, de manera que se justifique la inversión, sobre todo cuando el valor del primer piso actualmente comercial es alto.

Si esto no se trabaja con cuidado se puede traducir en un éxodo de los actuales ocupantes, en especial del tipo de comercio de alto costo y exclusividad, tranquilo y de acceso vehicular menor. Con ello, el municipio corre el riesgo de que otros competidores, es decir, otros territorios comunales, generen condiciones más atractivas para ese mercado, generando fuga de actuales vecinos y perdiendo con ello los ingresos por patentes y permisos de edificación, por ejemplo.

La comuna ha venido realizando interesantes intervenciones urbanas, por lo cual sería una lástima que ese esfuerzo se viera afectado por externalidades no previstas o consideradas por este tipo de obras, al desarrollar el diseño urbano que absorba y mitigue las negativas. No sería la primera vez que vecinos del sector reaccionen ante proyectos urbanos, asunto que ha sido bien recibido por el municipio. Por lo cual, una vez más, es fundamental el mantener bien informado a los potenciales afectados por este tipo de intervenciones.

A modo de ejemplo es necesario al menos saber cómo será el proyecto propuesto, cuáles son los accesos y salidas, y dónde se piensan ubicar, cómo y dónde empalma con Américo Vespucio en su lado norte, y qué pasará con los actuales anchos de las veredas y sus estacionamientos. Así, suma y sigue.

  • Publicado en: Urbanismo
  • Etiquetas:

2 comentario(s)

Siga los comentarios por RSS 2.0 feed. Siéntase libre de agregar un comentario

  1. jun 5, 2009 13:13 javier said:

    Interesante, donde puedo ver la propuesta?

  2. jun 5, 2009 16:25 Felipe Cádiz said:

    La noticia fue publicada por los diarios. Los que podrían tener la versión oficial aún no pública sería el Ministerio de Obras Públicas.

Me interesa su opinión, comente este artículo