Arica, siempre Arica

Arica está en crisis. Y si quiere seguir existiendo, symptoms tiene que explotar lo mejor de sí, transformándose en una ciudad con un destino claro y definido. Después de todo, la urbe tiene los atributos para transformarse en un polo de desarrollo.

arica0031.jpg

Una vez más, Arica hace noticia por su crítica situación económica. La ciudad de la eterna primavera y de hermosas playas, está nuevamente en crisis. Con un 12,5 % de cesantía —sin considerar los empleos temporales—, es la segunda ciudad con más desempleados en el país. No cuenta con especialistas médicos y carece de buenos servicios hospitalarios. Además, tiene déficit de infraestructura vial y hotelera de primera calidad. Para rematar, cuenta con graves problemas de aseo, ya que hay muchos sitios baldíos usados como vertederos. El panorama es complejo.

Las autoridades de la nueva Región están realizando grandes esfuerzos por revertir la situación. Ya antes se había tratado de ‘recuperar’ a la ciudad con la ley Arica (1994), la ley Arica II (2000), y ahora último con la creación de la Región de Arica y Parinacota. Lo cierto es además de estas iniciativas, se requiere de mayor inversión y tener el norte claro: ¿Hacia dónde queremos llevar o debe ir Arica?

Lamentablemente, todo indica que este análisis no tiene ‘para cuándo’. Hoy, el aire está revuelto. La Corporación de Desarrollo de Arica y Parinacota está organizando un paro total contra el gobierno el 29 de julio, y ya hay 60 gremios convocados. La razón: La falta de una política de Estado frente al desarrollo de la ciudad. Un tema que no es nuevo, ya antes (1993 y 1994) los gremios hicieron dos ‘exitosas’ paralizaciones. Triunfo relativo, porque a 14 años nuevamente la situación es la misma.

En todo caso, Arica no es la única. Es cosa de leer el diario para saber de ciudades en distintas partes del mundo que se van a la quiebra, incluso de regiones que se encuentran en estado crítico y con enormes déficit. Para evitar estos escenarios, hay que entender que la clave del desarrollo económico es una adecuada gestión de los espacios. Ello, mediante la construcción de una infraestructura apropiada, la creación de una fuerza laboral calificada, y el estímulo a los empresarios locales (quienes se quejan de falta de incentivos), entre otros aspectos.

En ese sentido, debemos entender que la ciudad —al igual que su arquitectura—, es un hecho artificial creado por el hombre, y por lo tanto es un producto que está sometido a las reglas del mercado. Si el producto responde a los requerimientos del mercado objetivo, tendrá aceptación o rechazo. La seguridad, la calidad de vida, los niveles de equipamientos sociales, culturales, educacionales y de salud, así como su localización y accesibilidad, son parte de los atributos del producto.

Entonces, si Arica quiere seguir existiendo, tiene que explotar lo mejor de sí, transformándose en una ciudad con un destino claro y definido. Su primera gran tarea es fortalecer la capacidad para adaptarse al mercado cambiante. Para ello, se presenta el desafío de superar la visión de coyuntura por una de mediano y largo plazo, que actúe como referente de las acciones cotidianas.

Buscando identidad

Hay que poner manos a la obra. Corresponde presentar un plan que promueva y garantice una política que revierta la imagen y proceso de abandono. Que defina qué hacer hoy para lograr a futuro el objetivo, de manera que el sector público y el sector privado se complementen. De esta forma, el papel de los planificadores es actuar como facilitadores, en lugar de guardianes o reguladores.

En este punto, es bueno que las autoridades tengan claro que la imagen es un factor condicionante del desarrollo urbano. En ese sentido, es un apoyo al desarrollo económico, cultural y social de la ciudad; es un capital para su gestión. Y es que la calidad del diseño urbano y arquitectónico es un atractivo para las inversiones.

Philip Kotler, fundador de Kotler Marketing Group (consultora que asesora a las compañías en las áreas de estrategia, planeamiento y organización del marketing internacional), decía: “Quiero que se gaste más tiempo y dinero en el diseño de un producto excepcional, en lugar de tratar de manipular psicológicamente las perfecciones mediante una publicidad costosa”.

En ese sentido, es imperativa la creación de un estilo, estableciendo una marca. Hoy los productos urbanos e inmobiliarios serán cada vez más similares, por ello la identidad se convertirá en el factor más significativo para ser elegido. La buena noticia es que Arica la tiene, algo abandonada, pero la tiene. Un clima realmente privilegiado y extensas playas, permiten partir con algo.

Arica puede. No cabe duda que los ariqueños pueden salir de su precaria situación, pero requieren contar con una ayuda mayor a la de sus fuerzas. Para ello debe existir una clara intención desde el Estado y saber hacia dónde se quiere ir.

2 comentario(s)

Siga los comentarios por RSS 2.0 feed. Siéntase libre de agregar un comentario

  1. ago 27, 2008 8:37 Alejandro Barraza said:

    Felipe, encuentro interesante lo que has escrito en tu columna y el replantearse el ¿como estamos? y ¿hacia donde o debe ir? para proyectar a la ciudad, lamentablemente todo este esfuerzo implica tiempo y este juega en contra respecto a la situacion que esta viviendo Arica.
    Muchas cosas se pueden explotar en Arica, como sus playas y sus valles.
    Es verdad, para lograr una vision de cambio se debe pensar de manera positiva, viendo las cosas buenas que existen y dejar de lado el pesimismo existente.

  2. ago 28, 2008 11:12 Felipe Cádiz said:

    Alejandro es verdad, sólo que se debe tener en cuenta que otras ciudades y regiones altamente competitivas estan pensando lo mismo. Por ello se debe tener un Plan evaluado y acordado con los participantes, y estar dispuesto a llevarlo adelante. Si no se sabe hacia dónde se debe ir difícilmete se puede avanzar. Gracias por tu interés.

Me interesa su opinión, comente este artículo