Colapso vial: ¿Crónica de una muerte anunciada?

Se construyen y construyen edificios en la zona oriente, this site
pero no así las redes viales para soportar la cantidad de autos que dichas construcciones traen aparejadas. Todo indica que se va a generar un tremendo deterioro por saturación vehicular.

autoooos.jpg

Leo en el diario que para 2010, ambulance 36 edificios de oficinas ingresarán en Santiago y que ello elevará la oferta en 40% (ver artículo). En la misma nota, medicine
se indica que las construcciones aportarán poco más de 600 mil metros cuadrados y que los edificios previstos para 2008 ya están colocados, por lo que la vacancia no aumentará fuertemente. La mayoría de estas torres estarán en Las Condes, en especial en el sector sub centro El Bosque. El segundo en importancia sería el sector aledaño al parque Araucano.

Lo que va a pasar en esos lugares no es una novedad. En mayo de 2006 escribí un artículo en la revista Capital (ver artículo), en el cual explicaba la situación que estaba por venir dentro de los próximos diez años en la zona de Tobalaba – El Golf. Y es que la gran cantidad de vehículos que llegará a ese sector va a terminar generando deterioro por saturación.

Anunciaba por esa época que el área quedaría inmovilizada por la gran cantidad de vehículos que tratarían de llegar ahí. Hoy, vemos cómo el túnel Huechuraba – Kennedy no se puede habilitar completamente, dado el impacto que generaría su empalme con el sector de Las Condes – Providencia. En cambio, se deberán apurar las obras que están previstas para ayudar a descongestionar la externalidad generada.

Sabido es lo que cuesta salir en las horas punta. Especialmente al tratarse de algunos connotados edificios de empresas en el sector de Costanera o de Vitacura – El Bosque Norte. Algunos demoran media hora en asomarse desde el estacionamiento a la calle.

Qué hacer

Frente a este escenario, hay que actuar. La cosa es cómo hacerlo. Meter los autos que llegan en un ‘bolsillo’ (estacionamiento subterráneo) es como esconder la mugre ‘bajo la alfombra’, por así decirlo. En algún minuto, en las horas punta esos vehículos llegan o salen del ‘bolsillo’, para incrementar la masa que está afuera tratando de avanzar.

No pretendo ser alarmista, sino que darle una segunda vuelta a lo que está en desarrollo de manera que, de ser necesario, se tomen las precauciones que correspondan. Pensemos en aquellos edificios de oficinas que se están construyendo para ser solamente arrendados. Si el valor del suelo y/o la demanda disminuyen, tal vez la inversión no logrará los objetivos propuestos.

Agreguemos a ello el hecho de que el Metro crece hacia el oriente llegando a sectores que antes eran abastecidos con buses de acercamiento, o locomoción colectiva de superficie. Ello atrae fuertemente a los inversionistas inmobiliarios. Al integrarse este territorio genera una importante oferta de propiedades para demoler y convertir en edificios nuevamente. Ejemplo de ello son las propiedades como el colegio Adventista o el colegio Scuola Italiana, entre otros. Sólo Nueva Las Condes quedará a tres cuadras de una de las nuevas estaciones de Metro, y en ese sector hay en desarrollo no menos de seis nuevos edificios de oficinas.

Pero veamos, si son más de 600 mil metros cuadrados de oficinas los que vienen entre este año y los próximos dos (hasta 2010), y aplicamos la normativa de estacionamientos de Las Condes, descontando el 10% (sólo superficie útil), llegamos a la no despreciable cantidad de 18 mil vehículos que llegarán a irrumpir en la zona. Pensemos que en 2006, en el sector de ‘Sanhattan’ criollo (sector Costanera – Vitacura), se estimaban 6 mil autos en hora pick, y ya se estima que en los próximos años llegarán no menos de 22 mil. En definitiva, el impacto de estos 18 mil nuevos será importante.

De allí que haya propuesto en octubre del año 2007 un proyecto denominado: “Túnel Américo Vespucio: La cuarta alternativa” (ver artículo). La idea es que doble el parque con más de 20 metros de ancho por cada borde, en toda la extensión que va desde el río Mapocho hasta Bilbao.

Esta sería una futura alternativa de lo que existe, creando así el nuevo centro cívico, comercial y turístico del área oriente, aprovechando el proyecto de túnel que recorrerá ese sector. En esa oportunidad el alcalde de Vitacura y el presidente de las concesionarias aplaudieron la propuesta, pero como en otras oportunidades, hoy duerme el sueño de los justos. Pienso que aún se está a tiempo de retomar la iniciativa, dado que al final se ha decidido hacer el túnel por el centro como se proponía entonces.

Con esta propuesta, se busca evitar que los subcentros del área oriente se sigan trasladando cada vez más y más arriba, hacia la cordillera. Y no es ser alarmista. Pensemos que ya se ofrecen las primeras oficinas en edificios ubicados en Lo Barnechea, a los cuales se accede por la Costanera Norte. Hay que recordar que se ha cambiado el concepto de distancia por el de tiempo: Si antes estaba a 40 kilómetros hoy estoy a 8 minutos. Con ello se acercaron territorios que antes se encontraban lejanos.

Y hay más. Está todo el borde de Las Condes entre Estoril y el puente nuevo de acceso a La Dehesa, con grandes paños y en la comuna con mayor número de vehículos por vivienda. Creo que es como para pensar lo que estaría por venir y darle una segunda vuelta.

0 comentario(s)

Siga los comentarios por RSS 2.0 feed. Siéntase libre de agregar un comentario

Me interesa su opinión, comente este artículo