La factibilidad de los proyectos ecoturísticos

Con el calentamiento global de moda, health care las iniciativas que combinan la ecología con el turismo están ganando fuerza. Eso sí, pills para invertir en una de ellas, es importante tener una concepción empresarial, donde los objetivos del negocio estén sumamente claros. (escrito para Portalinmobiliario.com, 12-02-2008)

petrotur.jpg

En los últimos años, hemos venido escuchando progresivamente la problemática del cuidado del medio ambiente. Ya son recurrentes temas como el calentamiento global, los desastres ecológicos en selvas y mares, así como la falta de agua dulce o la importancia de la calidad de vida en la Tierra. Como suele ocurrir, esto genera respuestas y reacciones de distinto tipo. Una de ellas corresponde al explosivo aumento del turismo combinado la ecología, lo que ha generado el llamado Ecoturismo.

Chile tiene condiciones excepcionales para este tipo de actividad, en especial por sus escenarios naturales, muchos de ellos aún desconocidos por la gente, incluso algunos jamás visitados por el hombre. Así incluso lo señalaba hace algún tiempo un estudio de una de las ramas de nuestras fuerzas armadas, en lo que denominaba ‘nuestras fronteras interiores’.

Nacen entonces los proyectos ecoturísticos, y los inversionistas interesados en arriesgar capital en ellos. Como los recursos siempre son limitados, es necesario tomar una decisión sobre la base de evidencias y cálculos correctos, de manera que se tenga mucha seguridad de que el negocio se desempeñará correctamente y se producirán ganancias.

Por ello, no debemos olvidar nunca que cualquier proyecto, grupal o individual, es una empresa. Y para analizar cualquier empresa se requiere de un estudio de factibilidad. La factibilidad se debe entender como la capacidad para poder ejecutar efectivamente un proyecto, en este caso de ecoturismo, logrando en ello las metas buscadas.

Para poder lograr dicha meta, se requiere integrar una serie de factores internos y externos relacionados con el objetivo del proyecto y su contexto o entorno. En ello existen distintas variables como la factibilidad técnica (que nos indica la capacidad del proyecto para aplicar con efectividad el método y la tecnología); la factibilidad organizativa, (que se preocupa de las condiciones grupales y administrativas); la factibilidad económica, (que nos muestra la capacidad del proyecto respecto de la disponibilidad de recursos de capital para el funcionamiento en general y la ejecución); y la factibilidad contextual, (que enseña la compatibilidad del proyecto con las condiciones del entorno, así como los factores que pueden facilitar o dificultar la ejecución e impacto del proyecto).

Gracias a este estudio de factibilidad se puede determinar si el negocio que se propone es bueno o malo, y en cuáles condiciones se debe desarrollar para que sea exitoso. Además, gracias a este estudio se puede saber si el negocio propuesto contribuye con las políticas nacionales e internacionales que buscan proteger conservar y/o restaurar los recursos naturales y el medio ambiente. (Guía para elaborar estudios de factibilidad de proyectos ecoturísticos, de R. Luna y D. Chaves).

Lo importante es tener claro que iniciar un proyecto de producción o fortalecerlo significa invertir tanto recursos como tiempo, dinero, materia prima y equipos. Entonces, entre los objetivos de un estudio de factibilidad está el saber si podemos producir algo, conocer la gente que lo comprará, saber si lo podemos vender, definir si tendremos ganancias o pérdidas, y saber si contribuirá con la conservación, protección y/o restauración de los recursos naturales y el ambiente.

Además, podremos hacer un plan de producción y comercialización, aprovechar al máximo los recursos propios, reconocer cuáles son los puntos débiles de la empresa y reforzarlos, aprovechar las oportunidades de financiamiento, asesoría y mercado, y tomar en cuenta las amenazas el contexto o entorno y minimizarlas. De esta forma, se podrá iniciar un negocio con el máximo de seguridad y el mínimo de riesgos posibles, para sí obtener el máximo de ganancias o beneficios.

La estructura de un estudio de factibilidad estará constituido por: resumen de proyecto; antecedentes; estudio de mercado; aspectos técnicos y productivos; estrategias de marketing; aspectos administrativos; inversiones, plan de financiamiento y resultado de la operación; proyecciones financieras; bases para evaluar los datos; conclusiones y recomendaciones; instalaciones y operación del proyecto; cuadros y anexos.

Como podemos apreciar, el querer iniciar un proyecto de ecoturismo, requiere de una investigación y evaluación previa, además de un lugar adecuado, con buenos accesos y equipamiento acorde. En esta época de vacaciones veraniegas, en que muchos tienen la oportunidad de visitar y/o contar con lugares de ensueño, y se sienten motivados para iniciar inversiones que permitan a otros conocer esos escenarios privilegiados, junto con generarse recursos, es importante saber que su idea debe partir por ser considerada como una empresa, y desde allí, todo lo que de ella se desprende.

0 comentario(s)

Siga los comentarios por RSS 2.0 feed. Siéntase libre de agregar un comentario

Me interesa su opinión, comente este artículo